Salmón Chileno

La vida del salmón es renombrada por muchos escritores y pensantes, ya que se caracteriza por ser distintiva y particular.  Son muchas las dificultades que debe afrontar para lograr la prolongación de su especie. A  los ocho meses de vida, el salmón vive en los mares por períodos variables. Una vez maduros y listos para procrear, emprenden el duro camino  de vuelta a sus ríos de origen donde nacieron. Esta vez, en contra de las corrientes, a veces muy turbulentas, buscan estrategias para llegar a destino, venciendo rocas, remolinos, depredadores y otros obstáculos. Una vez allí, la hembra construye su nido con mucho esfuerzo, mientras el macho aleja amenazas de intrusos. Cuando todo está listo, la pareja, con una sorprendente coordinación,  libera los huevos y los espermios al mismo tiempo, produciéndose el milagro de la fertilización. En cada nido depositan entre 500 y 1000 huevos, los que cubre, cuida y protege de todo lo que los puede amenazar.

Tal vez por esta vida tan exótica y maravillosa, sea que este pez resulte tan delicioso como alimento para el ser humano. Más allá de lo exquisito, se ha convertido en un elemento esencial en las dietas más nutritivas.  Su grasa rica en omega-3, contribuye a  disminuir los niveles de colesterol y triglicéridos plasmáticos, y además aumentan la fluidez de la sangre, lo que previene la formación de coágulos o trombos. Médicos y nutricionistas recomiendan el consumo habitual de salmón a la población general, y en particular en caso de trastornos cardiovasculares. Además es una gran fuente de proteínas, vitaminas  (grupo B, A y D), magnesio y yodo. El salmón siempre ha sido parte del menú clásico argentino.  Sin embargo, en los últimos 15 años, su consumo ha aumentado significativamente, especialmente luego de que el sushi (comida oriental) se haya vuelto tan popular en nuestra población.

IMG 0455 225x300 Salmón Chileno

 

print Salmón Chilenoshare save 171 16 Salmón Chileno